agosto 14, 2011

No puedo, estoy atrapada


Hay algo con lo que debo de lidiar a menudo, hay algo por lo que no puedo dormir, hay algo que me da mucho miedo, ese algo que trato de evitar cada vez que puedo y con el que lucho cuando me atrapa. Se trata de una parálisis, una maldita parálisis del sueño que me atrapa cuando le viene en gana y me maneja a su antojo.

¿Desde cuándo? No lo sé... desde hace tres años aproximadamente, pero aprendí a controlarlo, a luchar contra eso, a luchar para respirar, para moverme, para no permitir que me tenga atrapada más tiempo. Es que se me hace difícil dormir, de pronto no me doy cuenta y ya no puedo moverme, ya no respiro con facilidad, escucho algo o siento algo, mi corazón se acelera y trato de calmarme, de concentrarme para mover un dedo de mi mano y así todos poco a poco antes que se me acabe el aire y mi corazón explote, lo consigo y quedo aterrada sentada en mi cama por las madrugadas.

Ya no quiero dormir, estoy cansada pero no quiero dormir, me da miedo dormir, me da miedo morir mientras duermo... Aunque es eso lo que siempre he querido. Ahora seguro piensas que exagero, que eso le pasa todas las personas al menos una vez en la vida, pero a mí me pasa a menudo. Sé que se puede tener alucinaciones, que es una parte del sueño, que tu cuerpo despierta antes que tu cerebro y un largo etcétera, pero eso no me ayuda.

Lo digo porque ya no puedo controlarlo, hoy se apoderó de mí por enésima vez. Es que ayer pasé una noche muy buena de la que tal vez hable en otro post cuando las aguas se calmen, entonces no dormí lo suficiente... En la tarde me dio sueño y me fui a dormir. No sé cuánto tiempo pasó y desperté, estaba como siempre debajo de mi frazada con mi corazón latiendo demasiado rápido y se me hacía difícil respirar... entré en pánico y a los segundos intenté calmarme, pero esta vez fue diferente... Algo tenía dentro de mí (como si fuera mi alma o algo asimilar) que quería salir y sentía presión en mi cabeza y cuerpo... algo así como que voy a explotar por dentro y moriría en ese instante... mientras más segundos pase es peor, se me hace más difícil salir de esa fase o lo que sea.

No podía, ya no podía controlarlo, respiré lo más fuerte que pude para que mi mamá (que estaba al lado) se de cuenta y me despierte, pero no pasó nada y me preparaba para morir porque eso pensaba que era exactamente lo que iba a ocurrir cuando visualicé mi mano un poco más abajo de lo habitual... como que mi alma se estaba yendo de mi cuerpo, sin exagerar nada, okay, ya debo estar muerta. Solo dije en mis pensamientos "Por favor Dios, ayúdame" Yo me rendí y me creí muerta... en unos segundos pude moverme, desperté asustada, cansada, agitada.

Ahora quiero llorar, incluso se me escapan unas lagrimas cuando lo recuerdo, es terrible pasar por algo así. No fue suficiente, estaba cansada y mis ojos me traicionaron, se cerraron... comencé a soñar en muchas cosas... todo normal hasta que me desperté, aparentemente, y escuché un sonido ensordecedor (como tiiiiiii.....) y mi cabeza daba vueltas al mismo tiempo que me proyectaba imágenes de diversas cosas que ahora no recuerdo muy bien, me sentía mareada, débil, pensé otra vez que no saldría de esta porque ya era demasiado bueno haberme despertado la anterior... la última imagen me impactó, no sé bien por qué, pero me impactó... la vi un segundo y abrí los ojos deseando que se vaya. ¿No era suficiente con manejarme a su antojo y mantenerme asustada todo el tiempo? solo por si acaso volví a cerrar los ojos para ver si estaba y esta vez la imagen estaba incrustada con otra... el sonido permanecía y mi cabeza seguía dando vueltas... respiré todo lo que pude por la boca y trataba de mover mi lengua porque mis manos estaban atrapadas y no las sentía (digamos que se murieron al ponerme sobre ellas).

De nuevo comencé a pedirle a Dios que me ayudara, que no me volvería a dormir y poco a poco comencé a moverme, me senté sobre la cama aterrada y cansada, tenía mucho sueño pero no podía dormirme. Aquí acabó, sigo con sueño y con rabia, eso me maneja como le da la gana, eso me hace la vida (o la noche) imposible, eso no me permite dormir tranquila, eso me hace llorar, me hace sentirme tan anormal, tan niña tonta, tan idiota, me da tanto miedo... Lo cuento porque presiento que moriré así, moriré dormida, solo espero estar tranquila y preparada en ese momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Así que voy a perder mi tiempo, y voy a quemar mi mente.